Enriquecerse

Lisandra Fariñas Acosta

“ (…) Tengo fe en el mejoramiento humano, en la utilidad de la virtud y en ti” José Martí

Andan disfrazados de experiencia; disfrazados porque para estar vestidos con auténtica sabiduría tienen que aprender la principal virtud de los años. Andan distraídos, olvidando el ayer. No miran atrás, caminan sumergidos en la frivolidad de quien se siente superior, por encima de cualquier hombro hermano. No tienen amigos, no saben serlo.

Andan así los tacaños de espíritu por este mundo nuestro, sin haber aprendido la lección de humildad que impone la vida. Tratan de contaminar a otros con la bilis nauseabunda. No regalan ni la risa. Pero lo que los enloquece, lo que no aceptan ni a palos, es compartir lo vivido, el conocimiento acumulado. Se ca-muflan tras la pose de sabio, de profesor respetado, de jefe om-nipotente y hasta logran engañar con tanta parafernalia. Es-conden su mediocridad entre las canas y unos cuantos diplomas.

El egoísmo los carcome, y el alma se les vacía en cada pensamiento. Los he oído hablar de los jóvenes como si nunca ellos lo hubiesen sido. Prefieren decir que “la juventud de hoy está perdida”, antes que contribuir a dar cauce al río de tanta energía. Su lema: “los golpes enseñan”. Esos mismos tropiezos que marcaron sus inicios; venganza silenciosa de no querer mostrar el camino.

Anda presuroso un joven por la vida. La irreverencia le sobra en cada paso. Su estilo es chocar con la piedra aunque sea la misma. Ávido de saber, experimentar, pero receloso al compartir y al escuchar. Todo consejo le parece gastado, obsoleto, fuera de moda, viejo. Crece con el alma retorcida de envidia. Cree que lo merece todo, desconoce el valor de sus mayores, no respeta, se arroga el derecho de desplazarlos. Combus-tible de rivalidad y competencia absurda, insensatez. ¿Cómo despreciar la experiencia desde la ignorancia? Futura alma pobre de sentimiento.

Hay un viejo que desde sus años lo alerta como un padre, como aquel que después de haber vivido tanto ya le sabe demasiado al mundo. Trata de allanarle el camino de caídas innecesarias; para nada volverle un inútil. Solo ofrecer el consejo oportuno que le permita llegar más lejos de lo que un día él mismo llegó. No lo siente como obligación, es instinto. Asume esta misión con la paciencia de quien acepta la cotidiana presencia de los jóvenes a su lado, convencido de que en esas nuevas manos late un futuro mejor.

Anda un joven juicioso y re-flexivo. Impulsivo pero pa-ciente a la vez. Destella energía en sus ojos. Tropieza, cae, pero acepta la mano amiga del abuelo, escucha la voz de los años, respeta tanta cana peinada. Y desde temprano aprende la lección más importante que impone la vida: ser humildes, ofrecer. Porque compartir lo que se sabe enriquece.

Anuncios

2 comments

  1. Me parece interesante el comentario y por demás, muy pertinente, desgraciadamente es eso que aquí criticas lo que más está creciendo en nuestro medio y cuesta trabajo ser de otra manera pues te tildan de obsecado e inadaptado.
    Sin embargo, no estoy de acuerdo en que eso sea un problema de generaciones, son muchos los jóvenes que actúan de esa manera y de otras peores buscando espacios para realizar ambiciones personales, no tienen amigos y le dan la mala a sus semejantes, también los hay entre las personas maduras, es cierto, pero de todo hay.
    Puedo sin embargo, comentarte con mucha tranquilidad que a mis 50 años y en mi calidad de profesor universitario soy de los que le digo que es un mito eso de que la juventus está perdida y es tan viejo que mi difunto abuelo, quien cumpliría 107 años el proximo 5 de abril, me contaba cuando yo era joven y cla está, estaba perdido, que cuando él era joven se decía lo mismo.
    Yo pienso que tenemos que arremeter contra ese pragmatismo que está floreciendo entre nosotros y que es contrario al espíritu de la revolución y en consecuencia poner por encima el humanismo que si le es consustancial a la revolución y que nadie se olvide de que lo que estamos haciendo en Cuba es eso y no otra cosa, porque el pragmatismo si está perdido, no la juventud ni tampoco los que ya no lo somos.

  2. Para que el Mundo sea Mundo, tiene que haber de todo.
    El ordenamiento perfecto lo es para algunos, mientras que no para otros.
    Es saber vivir en la diversidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s