Mes: septiembre 2014

La lluvia

La Habana cuando llueve se detiene. Al menos a mí esos días me devuelven una ciudad triste en cada charco. Pero una tristeza melancólica, como si en cada gota de agua hubiera una historia minuciosa.

“La lluvia es una cosa que sin dudas sucede en el pasado”.

Recuerdo a Borges desde una parada de ómnibus mientras veo arreciar el aguacero a chaparrón. Y ante la sinfonía del agua rompiéndose en la calle, tienes apenas tiempo para percatarte de la gente. (más…)