ella

Desamparo

Ciertamente no creí en la muerte hasta que te me fuiste. Y sí, la tierra se abrió debajo de mis pies. Y sigue dolorosamente abierta. Y es el segundo de los segundos domingos de mayo que no estarás. Y la fecha viene ahora a hincar sobre la herida.
Y todavía no sé si un día pueda despertar y no sentirme incompleta.

Anuncios

Y los otros?

No hace otra cosa que cuidar, pero a otros, siempre a otros. Tiene las manos callosas de tanto esfuerzo, y una sombra blanquecina en los cabellos. Es el signo del cansancio, la marca de tanto día regalado. Llora de impotencia. Más de una vez la he visto. Quiere hacer más, siente que se le exige más. Que la señalarán con el dedo para decirle ¿qué haces que no vas? Anda! te esperan. Debes cuidar.
Siente la carga que no ve como carga. El peso que no pesa. Porque camina, corre a cuidar a otros, siempre a otros; con amor, con deber, con ganas, con resignación.
Se olvida de sí misma. Presta a acudir, no escucha las señales. Los otros tampoco escuchan, no dan respiro. Porque va dispuesta a cuidar a todos, pero a ella ¿quién?